martes, 10 de abril de 2007

Tomboy - OK2BGAY



Atravesar un estereotipo, es algo harto difícil. En occidente es más conveniente explotarlos comercialmente. Vender estereotipos
da pasta y las discográficas, las marcas de ropa, los diseñadores y sus
empresarios lo saben. Una cosa es la pluma, que es estupenda y que desestructura los roles de género cosa bárbara (de ahí que moleste tanto) y otra el negocio de la pluma. La gay es una comunidad que arde en deseos de sentirse identificada consigo misma. Ese estres que nos produciría asumir una identidad pragmática y múltiple, que afronta la profusión y variedad que la socialización nos trae, se hace manifiesto
cuando la pertenencia a la comunidad se tiene que hacer manifiesta
obligatoriamente a través de la asunción de los códigos simbólicos del
colectivo al que supuestamente perteneces. Si te van los pepinos tienes
que estar implementando continuamente los símbolos del club al que
perteneces, porque si no simplemente se hace casi imposible follar.
Que sentido tiene tanta limitación. Si pudiéramos desarrollar prácticas sociales más plurales y menos endogámicas; ¿No podríamos conseguir estar mejor como sujetos?
Se nos construye el sexo y se nos educa en un rol de género, pero también
se nos induce a la conformación superficial de la identidad en función
de las opciones del mercado. Se nos transforma en flujos de capital,
cuando olvidamos el terrorismo semántico que podemos ejercer desde una
opción sexual divergente.
Por otra parte, reducirse a estos códigos identitarios es simplificarse mucho, y exponerse a la reproducción homófoba de los estereotipos incluso en las "bienintencionadas" campañas de la progresía que no hace sino lanzarnos cacahuetes desde su distante y elevada posición moral heteronormal.

Al final todo sirve al sistema, folles con quien folles y pienses lo que
pienses, el sistema es el marco que delimita cualquier posibilidad. La
identidad Homosexual se vuelve tan enteléquica como cualquier otra propuesta identitaria en el mismo momento en el que deja de servir a los sujetos y sirve a un statu quo cuyo único interés estriba en mantenernos consumidores.

7 comentarios:

Don Julito dijo...

La gente necesita códigos de conducta, señas de identidad, pertenecer al grupo, difuminarse en la docena...para luego, dandose golpes en el pecho, declarar su individualidad...es como echarse pareja y fantasear con la soltería...

PacoclavelbarraDivine dijo...

Si, el problema estriba en que esa necesidad es tan artificial como artificial resulta la cultura. La pertenencia significa protección a múltiples niveles, y nuestra especie supura gregarismo por todos lados, una necesidad que ni todos los neoliberales pueden soslayar...

Yo es que no creo en el individuo, ni en la libertad, ni en la autonomía, ni en los colectivos, todos borregos...

Simplicius dijo...

Lo interesante es que el provervial hedonismo gay hubiese derivado más hacia el pequeño jardín de Epicuro(eso sí que hubiese sido revolucionario), y no hacia el consumismo desaforado a lo Trimalción, el del Satiricón.Hoy día, en que lo realmente revolucionario es no consumir se da la paradoja de que es más antisistema una abuela que un gay

Simplicius dijo...

provervial hedonismo o proverbial edonismo...

PacoclavelbarraDivine dijo...

Epicuro era un eudaimonista, y aunque no lo parezca en principio, tenía una moral bastante rígida. Pero si, el sistema integra y trasforma todo (como buen organismo cibernético)en parte de si mismo. El proceso de asimilación desactiva la percepción crítica del sistema como un ente complejo que metaboliza sujetos...

Anónimo dijo...

Paca, a ver que piensas de esto:
enlace.

saludos

PacoclavelbarraDivine dijo...

Pues no sé que pensar, me ha dejado tronado.
Esto de que sea una ley matemática y que vaya en relación inversamente proporcional, trona per se. Otra cosa, Cual sería el objetivo oculto de esas esotéricas redes de poder homosexual, cargarnos a la humanidad, pervertir al mundo...
Que haya conspiraciones no lo dudo, pero tiene poco peso una conspiración de las características que este señor describe. Si hay algo es desde el sistema hacia los consumidores, sistema que permite espacios, gettos, e identidades en vista a lo que estas pueden producir como consumidores y al poder en forma de votos o de lo que sea...
Que problema tienen algunos con quien follen los demás, porque hay que defender las categorías tradicionales solo por serlo, porque hay que aparejar oscura conspiracion y mal moral a opción sexual no heteropatriarcal.

Gracias por el link